¡Ojo con el frío! Cuidados esenciales para tu perro en invierno

Es importante tener en cuenta ciertos aspectos del invierno y la salud de nuestras mascotas. Sabemos que hay razas más adaptadas al frío que otras pero es necesario comprender que cuidados que no debemos dejar de lado.

Salud y Belleza 04/07/2024 Redacción Redacción
mascotas_cuidados_invierno_gladskikh_tatiana_shutterstock_portada
Cuidados de mascotas en invierno

El invierno llegó y con él, las bajas temperaturas que pueden afectar la salud de nuestros queridos perros. Si bien algunas razas están naturalmente adaptadas al frío, otras pueden necesitar cuidados especiales para mantenerse cálidos y saludables durante esta época del año.

A continuación, te compartimos algunos consejos esenciales para cuidar a tu perro en invierno:

1. Alimentación:

Aumenta ligeramente la cantidad de comida: Durante el invierno, los perros requieren más energía para mantener su temperatura corporal. Consulta con tu veterinario la cantidad adecuada de alimento para tu perro, teniendo en cuenta su raza, edad y nivel de actividad.
Asegúrate de que tenga acceso a agua fresca: Es fundamental que tu perro tenga agua limpia y fresca disponible en todo momento, incluso en invierno.

2. Refugio:

Brindale un lugar cálido y seco para dormir: Tu perro necesita un lugar cómodo y protegido del frío para descansar. Puedes proporcionarle una cama con mantas o un iglú para perros.
Evita las corrientes de aire: Asegúrate de que la cama de tu perro esté ubicada en un lugar alejado de corrientes de aire, ya que estas pueden enfriarlo rápidamente.
Si tu perro duerme al aire libre, considera una caseta: Si tu perro tiene la costumbre de dormir al aire libre, es importante que tenga una caseta adecuada para protegerlo del frío, la lluvia y la nieve. La caseta debe ser lo suficientemente grande como para que tu perro pueda entrar y salir cómodamente, y debe estar aislada con materiales que lo mantengan caliente.

3. Paseos y ejercicio:

Paseos más cortos y frecuentes: Durante el invierno, es recomendable realizar paseos más cortos y frecuentes con tu perro. Esto ayudará a mantenerlo activo y caliente, pero sin exponerlo a temperaturas extremas por mucho tiempo.
Seca bien a tu perro después de los paseos: Si tu perro se moja durante el paseo, es importante secarlo bien con una toalla para evitar que se enfríe.
Ten cuidado con el hielo y la nieve: El hielo y la nieve pueden ser peligrosos para los perros, ya que pueden provocar resbalones y caídas, así como lesiones en las patas. Presta atención a tu perro cuando camine sobre superficies heladas o nevadas, y considera usar botines para proteger sus patas.

4. Salud:

Presta atención a los signos de enfermedad: Durante el invierno, los perros son más propensos a sufrir enfermedades respiratorias, como la gripe canina. Presta atención a los siguientes signos de enfermedad: tos, estornudos, secreción nasal, falta de apetito y letargo. Si observas alguno de estos síntomas, lleva a tu perro al veterinario de inmediato.
Mantén las patas de tu perro hidratadas: El frío y la nieve pueden resecar las patas de tu perro, lo que puede provocar grietas y dolor. Aplica un bálsamo hidratante para patas de perro con regularidad para mantenerlas sanas.
Visita al veterinario: No olvides llevar a tu perro al veterinario para su revisión anual, incluso en invierno. El veterinario podrá verificar su estado de salud general y detectar cualquier problema potencial.
Recuerda: Con un poco de cuidado y atención, tu perro puede disfrutar del invierno de manera segura y saludable.

¡Bríndale a tu amigo peludo el mejor cuidado durante esta época del año y compartan momentos inolvidables juntos!

Te puede interesar

Lo más visto
Relevamiento en el San Roque

Realizan un relevamiento del relieve del fondo del lago San Roque

Redacción
Córdoba 15/07/2024

Equipos técnicos de la Provincia y Facultad de Ciencias Exactas Físicas y Naturales de la Universidad de Córdoba trabajan en conjunto en una nueva batimetría del embalse. El objetivo es obtener datos sobre el relieve del fondo para luego actualizar la cuantificación de su capacidad de almacenamiento.