Kateryna, la primera ucraniana que llega a Córdoba

Córdoba 16 de marzo de 2022 Por Redacción Minuto Córdoba
"Todavía tengo miedo. Tuve que dejar lo que tenía para escaparme, para huir de la guerra. Cuando perdés todo, es grande la incertidumbre”.
VXIX6ODUTJHCTDFGSNW5X37CC4-kfijMZ-1024x684
Kateryna Gorokhova refugiada ucraniana en Córdoba

Kateryna Gorokhova (43), es la primera ucraniana que llega a Córdoba, relata lo que se siente al haber abandonado su Ucrania natal, después de la invasión de las tropas rusas, el pasado 24 de febrero.

Tuvo que cruzar por cuatro países y tardó once días para llegar  a la Argentina. Dejó atrás su departamento, su trabajo y se vino con lo puesto. 

En Córdoba la esperaba un amigo que vive en las sierras, Jorge Culjak, quién movió cielo y tierra para acompañarla en a realizar los trámites migratorios y gestionar la residencia humanitaria en la Argentina

Gorokhova trabajaba como diseñadora de interiores freelance; hoy, integra la lista de más de 2,8 millones de personas que escapaban de las bombas en Europa.

“Abandoné Ucrania el 24 de febrero, cuando comenzó la guerra. Tenía pensado venir a Argentina a estudiar el idioma antes, pero la guerra cambió los planes. Dejé todas mis pertenencias y huí”.

Ese día a las de la mañana recibió un llamado de una amiga que vivía en Mikolaiv, a una hora de su casa. Le dijo:"Estalló la querra, hay que irse". Recogió el pasaporte, un poco de ropa y salió a la estación de tren a buscar una vía de escape. 

“Tomé el auto y empecé a manejar”, dice. “Tuve que dejar el departamento con todas mis cosas. No sé cómo sacarlas, quisiera en el futuro volver a vivir ahí, pero no sé cómo pagar el alquiler porque no tengo dinero porque el banco congeló las cuentas”, relata.

“Estaba muy vulnerable porque tenía mucho miedo de viajar sola en la noche. Sabía que los mismos soldados ucranianos podían matarme por violar el estado de sitio, pero al final fueron amigables”, asegura.

Kateryna logró salir de Ucrania y llegar a Moldavia, donde debió abandonar su auto y continuar a pie. Allí le dieron albergue, algo de ropa y elementos de higiene personal. Dos día después se encontraba durmiendo en Rumania desde donde viajó a Alemania para embarcarse rumbo a Argentina

Desde su casa temporal en las sierras cordobesas, Kateryna Gorokhova siente un "dolor muy grande", asegura que es díficil de explicarlo. "Toda mi gente y mi país están sufriendo". "La pregunta es: ¿quién va a ser el próximo?, será el plantea".

Mientras espera acomodarse a su nuevo hábitat, Kateryna espera encontrar un entorno amigable donde sentirse segura. "Aprendí que toda mi vida puede caber en una maleta", concluyó.

 .

Te puede interesar

Te puede interesar